Danielle, una arqueóloga apasionada por equilibrar la historia.

Por Sofía Gordón

Talavera, Perú

29 de junio 2017

Soy Danielle Kurin, nací en Estados Unidos, Washington pero resido en diferentes lugares por mis estudios. Soy profesora asistente en la universidad de California en Santa Bárbara en el departamento de antropología donde mi especialización es la Bio-arqueología, que es el estudio de restos humanos, también dirijo el Proyecto Bioarqueológico en Andahuaylas.

dani 5

Siempre he tenido interés en la arqueología. Desde los 12 años buscaba en mi patio latas viejas y asistía a excursiones para jóvenes que el Condado apoyaba. Allí hacíamos excavaciones en viejas fortalezas, pero no era suficiente ir los fines de semana yo quería conocer la arqueología, las culturas y las costumbres en Latinoamérica.

Aprendí español en la escuela, quería practicar y la mejor manera era radicar y trabajar sola con un proyecto con los lugareños. Entonces apliqué y tuve dos opciones de programas, uno en Belice y otro en Perú y como en esa época tenía miedo a las arañas entonces preferí ir a Perú porque pensaba que iba a haber menos arañas.

Llegué a Perú a los 16 años y era lindo para mí ver un lugar que parece desierto pero al mismo tiempo era la cuna de una civilización. Me acuerdo que conocí huellas y vestigios de hace 2000 años, mientras tomaba mate de coca y filosofaba pensando en cómo habrá sido esa vida.

dani 1

Luego trabajé en Ecuador porque quería expandir el horizonte de mi vida. Fue la primera vez que me encontré con las alturas de los Andes. En ese momento se me hizo muy difícil. La estación estaba en Cayambe, Cangahua pero ahora siento que ya me adapto mejor a las alturas. Este era un proyecto que estudiaba la relación entre los Incas y los Caranquis.

Entré a la universidad y pensé que si quería ser una antropóloga debía ir al país que quería estudiar. En mi dormitorio tenía unos dardos y los usé para decidir dónde iba a vivir y esos dardos cayeron en Cochabamba, Bolivia. Allí, residía en un barrio de clase alta y yo quería vivir la realidad, entonces encontré un trabajo como interna en un museo, era la responsable de la limpieza, así empecé.

En Bolivia estuve cuando el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada huyó y vi a Evo Morales en las huelgas de esa época, él era mi vecino. Mis pobres padres veían en los periódicos cómo estaba la plaza del cocalero y me ven a mí en la parte de atrás de la foto. A mi mamá casi le da un ataque. Le dije que la revolución es a una cuadra de la casa. A todos los otros gringos les sacaron a Argentina yo era la única gringa en la ciudad y eso me ayudó a sobrevivir.

En ese trabajo haciendo la limpieza encontré unas 26 cajas de cartón llenas de momias cubiertas con periódicos, mal cuidadas. Les dije que yo podía limpiar esas momias y me permitieron. Mientras limpiaba las momias surgieron preguntas: si se trataba de varones o mujeres, cómo murieron, etcétera. Busqué en la guía telefónica un radiólogo que tenía una máquina para poder tomar radiografías de las momias y poco a poco me volví autodidacta en ese asunto. Después de un año y medio de esa experiencia volví a Estados Unidos, hice mi licenciatura, mi tesis, la maestría y doctorado en Nashville. Tuve que buscar donde trabajar, porque en esa época no habían buenas relaciones con Bolivia y no entregaban visas a gringos. Mi asesora había trabajado en Ayacucho – Perú. Me gustó la propuesta porque se estudiaba a los Chancas que pertenecían al mismo periodo de los Caranquis, el intermedio tardío. Además está ubicada entre dos imperios grandes, el Imperio Huari y el Imperio Tihuanaco, pero no sabía dónde estaban los Chancas, es decir donde estaban sus huesos.

Un colega de mi asesora tenía un alumno que volvía de hacer su tesis de bachillerato sobre los Chancas y en esa investigación encontró una gran cantidad de huesos y esqueletos pero no tenía idea de cómo analizarlos, ese chico era Emanuel. Nos pusieron en contacto y él me llevó a su pueblo, en donde después de una caminata de doce horas encontramos los cráneos junto con su historia.

dani 2

Los Chancas son famosos por su belicosidad pero queremos cambiar esa concepción simplista, queremos dar a conocer que conformaron una cultura noble, mucho más interesante de lo que dicen en las crónicas. Porque la información con la que se cuenta proviene de los europeos que citan testigos Incas, y yo en el colegio nunca hablé bien de mis enemigos, entonces supongo que los Incas tampoco. Un ejemplo de ello es que la guerra inspira innovaciones, si bien es cierto, eran violentos, también eran los más exitosos en la trepanación, la cirugía craneana. Debido a los golpes en la cabeza sus médicos, sus curanderos, desarrollaron una tecnología que no fue igualada en Europa sino hasta después de 1500 años. Incluso ahora al referirse a los indígenas de esa zona se hace referencia a su belicosidad para negar sus derechos y no cumplir con sus pedidos, por eso es importante crear una narrativa balanceada para darle contexto.

Entonces con Emanuel decidimos formar un colectivo de investigación, invitamos a mujeres, gente de la comunidad lesbiana y gay, de la comunidad indígena, universitarios de otras razas, con necesidades que son poco representadas para formar otro tipo de profesionales, porque yo entreno a investigadores/as principales, a directores/as de proyectos.

La idea es empoderarles para que desarrollen sus capacidades para dirigir sus propios proyectos.

No solamente se trata de  aprender el nombre de los huesos o cómo se ve una cerámica, sino cómo tratar con la gente, cómo incluir a los lugareños. Los lazos sociales y la política son importantes y especialmente para los gringos que son tan diferentes, tan aislados, alienados, no conocen a los vecinos, no saben compartir. Se pretende demostrar que la gente puede vivir con menos (económicamente) y ser más felices. A veces tenemos jóvenes que tienen problemas en la casa, madres solteras, pobreza, u otros inconvenientes, pero si tú tienes un buen mentor y tienes una actitud de colaboración y no de competencia, te puedes levantar de estas dificultades.

dani 4

Después de cuatro años de universidad tenía la opción de quedarme aquí o ir a Harvard pero pensé en que, si bien yo nací con una educación y unos padres que pueden apoyar mi educación, mi comida, yo podría trabajar por nivelar el universo, por aquellos que han tenido menos oportunidades poniendo a disposición mis talentos y capacidades.

No quiero trabajar por las élites de Estados Unidos sino por estos chicos que estudian con lámparas de kerosene.

El proyecto arqueológico de Andahuaylas cubre una docena de proyectos diferentes que utilizan el cuerpo humano como la primera evidencia. Este es nuestro décimo año trabajando con alumnos. A veces tenemos un proyecto grande y otras, supervisamos mini proyectos de tesis y licenciaturas. Nuestro enfoque está en aquellos estudiantes que necesitan un poquito de experiencia para entrar a una maestría o doctorado y que normalmente no tienen acceso. Nosotros buscamos becas o fondos porque la arqueología es bastante cara. A veces cubrimos gastos de transporte, equipamiento y otros.

La arqueología generalmente está representada en una clase élite, nosotros queremos cambiar eso, queremos que el dinero no sea una barrera para sobresalir en esta carrera. Los estudiantes que han participado tienen más éxito porque las Universidades como Harvard están buscando diversidad. Si se trata de un estudiante excelente, investigador independiente a los 22 o 25 años, seguro no faltará quien quiera trabajar con este hombre o mujer de ciencia,  y en el caso de las mujeres aún más, porque somos menos representadas.

dani 3

Respecto a la entrega de información a la comunidad, nosotros hemos identificado que la radio es el mejor camino. En el primer año nos presentamos como estudiantes pero como no teníamos uniforme y estábamos excavando en la tierra, la gente no identificaba qué es lo que estábamos haciendo. Ahora escribimos cartas de presentación y hacemos lazos con las autoridades para al mismo tiempo mejorar la economía local. Los primeros años fueron difíciles pero también estuve aprendiendo quichua y ahí fue más fácil. También identificamos a los lugareños que son capaces de hacer excavaciones. Las primeras personas que trabajaron para nosotros como ayudantes ahora están trabajando con proyectos de estudiantes porque son personas que conocen cómo se hace el trabajo. Contratamos administradoras de proyecto, arqueólogas, directoras, hay muchas mujeres en los proyectos, también.

Queremos publicar en español porque la mayoría de la historia de esta área y de los Andes está escrita en francés, en alemán, en inglés. Por otro lado, dictamos cursos y asesoramos a estudiantes lugareños en sus investigaciones. Estamos empezando un museo sostenible para que los andahuaylinos puedan valorar su cultura y conocer su patrimonio. Además, hemos apoyado bastantes proyectos de ciencia en las escuelas y en los colegios locales.

Nuestra estación de campo está en Talavera, Andahuaylas, Apurímac, pero nos apoya por una ONG Institute for field research significa Instituto para Trabajos en Campo, allí se pueden encontrar nuestros proyectos. Por acá han pasado aproximadamente 120 personas en estos 10 años. Tenemos en promedio 10 personas por año. Este ha sido nuestro año más grande.

dani 8

Uno de nuestros investigadores es un veterano de guerra que dijo que quiere ser arqueólogo porque ha visto como la guerra ha destruido el patrimonio en muchos países. Por ello quiere apoyar proyectos que lo protejan pero al mismo tiempo que se articulen con la comunidad para que la guerra no borre el pasado,

porque un pueblo sin pasado no es una comunidad.

Sobre el liderazgo de las mujeres yo creo que a veces las cosas que nos ayudan son las cosas que nos dañan. Las mujeres tenemos esa tendencia a trabajar como macho o a sacar lo macho en cargos de dirección. Siento que lo importante es dar respeto y dignidad a la gente y recibir lo mismo. Creo que necesitamos ser como Mac Guiver, improvisadoras, flexibles, tener empatía, paciencia y resistencia. Hay un dicho que dice: si construyes la gente viene, entonces queremos que este lugar reciba la atención que se merece. Le decimos a la gente que está interesada, aquí vas a crecer como nunca, vas a ver resultados porque tu instinto de supervivencia empieza cuando sales de esa zona de confort. Siempre es importante contar un plan de corto, mediano y largo plazo y esta planificación es una motivación. Hay que ser terco. No dejar que otros te digan que no puedes, que la edad o la anatomía es distinta porque no son los años sino el kilometraje, y yo he viajado muchas millas y con mantenimiento voy a estar mejor. Es importante ser humilde pero también tener confianza en ti misma, sin ser una sabelotodo. Para nosotras como mujeres es muy importante empoderarnos porque siempre estamos disculpándonos, dejando que los hombres nos expliquen cosas que ya hemos explicado nosotras. Aunque soy una mujer antropóloga de otro país yo puedo mostrar que el miedo no me paraliza en este medio en el que la mayoría de los espacios son liderados por hombres. Por eso yo respeto el trabajo que están haciendo ustedes, porque no solamente es un esfuerzo físico sino mental. Es algo distinto para un grupo de mujeres hacer este tipo de viajes. En arqueología hay muchos auto promotores que se creen Indiana Jones, pero hablan mucho y hacen poco.

Ustedes están haciendo un trabajo muy noble y nos inspiran. Estamos muy felices de nuestro encuentro en la heladería. Hay pocas cosas en este mundo que hoy nos hacen emocionar y admirar. Yo espero tener algún día el valor que tienen ustedes, seguir después de subir la primera colina, es ser realmente tercas. Porque una cosa es cuando la montaña es metafórica y otra, cuando la montaña es real, y ustedes literalmente están en los Andes, son la metáfora materializada y les felicito por eso.

El fracaso es una oportunidad para aprender y hay personas que se enfocan en las quejas y otras en la solución. Yo creo que cualquier cosa se puede solucionar con una mente racional y duct tape.

dani 7

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s