Todo inició con un colchón de lana

Por Sofía Gordón

Andahuaylillas, Perú julio 2017

Cuando nació Warmifonias pensamos en que sería lindo encontrar y contar historias de proyectos liderados por mujeres que beneficien a su entorno social. Con el viaje y todos los aprendizajes que éste nos ha regalado, cada día nos cuestionamos, por un lado, el concepto de liderazgo y por otro, el hecho de que se trate del trabajo de una persona. Ya Tania nos decía que una idea no nace de uno, que es un proceso circular en el que el mismo universo se confabula para que las cosas se vayan concretando. Aunque obviamente es imprescindible que alguien inicie esa construcción, que alguien decida hacerlo. En este sentido, tanto hombres como mujeres podemos hacer algo por mejorar y transformar nuestro entorno social pero ¿por qué ponemos el ojo en las mujeres? porque estamos conscientes que aunque están cambiando las cosas, la historia no se equilibra de la noche a la mañana.

Así rompiendo con nuestro formato de mujeres liderezas les contamos sobre Qewar, una iniciativa que beneficia a mujeres pero que es gestionada por una pareja. Se trata de Julio y Luci quienes se dieron cuenta que en la comunidad de Andahuaylillas, – lugar famoso por tener la Capilla Sixtina de América- no había trabajo para las mujeres. Allí lo que normalmente hace una mujer es estar en su casa, ayudar a la familia, los hijos, a su esposo, actividades que las combinan con la agricultura y la pequeña ganadería, lo que en general no les daba ingresos económicos.

qewar 25

Así surgió la idea de formar a un grupo de mujeres que pudieran ganar dinero con su propio esfuerzo.

Julio fue maestro en un colegio con pedagogía Waldorf, en Lima. Ahí aprendió la elaboración de las muñecas, que son la matriz de este proyecto. Ahora las mujeres trabajan elaborando muñecas de todos los tamaños y colores.

qewar 15

Mamá Luci, como le llaman las señoras nos cuenta cómo empezaron:

Todo inicio con un colchón. Mi esposo no quería un colchón sintético, Así que compramos mucha lana y contratamos tres mujeres por quince días para hacer el colchón. Cuando estuvo listo no queríamos dejarlas sin trabajo y surgió la idea de las muñecas.
Nos gustaba la idea de vivir en comunidad sobre la base de la filosofía antroposofa.
Julio había trabajado en la elaboración de las muñecas pero en calidad de profesor.

qewar 2Juntos buscábamos el material que necesitábamos para la elaboración de las muñecas. Para el cabello queríamos hilo de alpaca. Constantemente buscamos más actividades para que las mujeres pudieran tener más tiempo de ocupación, es decir, la mujer que se encargaba del hilado, también se encargaba de lavar, de pintar y de escarmentar la lana y así tenía más horas de trabajo. Al principio teníamos las mismas tres mujeres que elaboraron el colchón y poco a poco fueron acercándose más mujeres buscando trabajo. No teníamos mercado todavía, solamente  la idea de trabajar con mujeres, pero aún así tratábamos de buscarles un trabajo. Julio mantenía su trabajo y al inicio se pagaba a las mujeres con ese sueldo. Yo también apoyaba con la comida y otras cosas que se necesitaba. Así fue al principio, no ganábamos nada.

qewar 6

Nos cuenta Paulina, una de las señoras que inició en Quewar, que ella nunca se imaginó trabajar en eso. Le gusta mucho su trabajo y está muy agradecida. Paulina antes trabajó en cerámica y una pollería pero desde que llegó a Quewar no se ha cambiado de trabajo, ya va quince años allí. Le gusta que sus dos hijos siempre pueden visitarla.

qewar 22

Las muñecas son hechas con la filosofía Waldorf, todos los materiales son naturales. No tienen orejas, ni nariz pero se respeta la estructura y proporción humana. Esto hace que la imaginación del niño las complete, nos cuenta Julio. No están caracterizadas sexualmente.

qewar 18

Generalmente las fabrican las profesoras de inicial y se propone que los padres de familia las elaboren también.

qewar 13

Son muñecas adaptadas a la edad de cada niño. Las pequeñas son para dentición. Las pueden morder. Las siguientes no tienen piernas y así van cambiando de acuerdo a la edad del niño.

qewar 14

Hay muchas personas que son embajadoras de las muñecas alrededor del mundo, por la filosofía que está detrás y la calidad del trabajo, Sonia es una de ellas, fue la primera en comercializarlas. Julio le comentó sobre el proyecto antes de que exista y desde el principio se encantó con la idea, comprometiéndose a venderlas.
La mamá de Julio era costurera y le fabricaba unas muñecas de trapo con las que él jugaba. En base a ese recuerdo de su infancia y el conocimiento de las Waldorf se hicieron realidad las muñecas.

qewar 21
Una señora viejita de Estados Unidos, que también práctica la filosofía antropósofa, se encargaba del cuidado de sus nietos y como agradecimiento le regalaron un boleto a la montaña más famosa de Perú. Aprovechó este viaje para visitar Qewar y le gustó tanto el trabajo que se llevó las 12 primeras muñecas que fabricaron.

qewar 26

Muy rápidamente Qewar ya tenía 80 mujeres trabajando. Muchas veces no se podía recibir a todas las mujeres que buscaban trabajo, ya que todo dependía de la venta de las muñecas. Siempre se tuvo claro que el proyecto debía ser autosostenido.

Luego, como notaron que los hijos de las trabajadoras se quedaban en casa sin cuidado, decidieron ofrecerles una guardería.

qewar 19

“Había una señora que venía a tocar la puerta y le propusimos que ella se encargue del cuidado de los niños. Luego alquilamos una casita pero como aumentaba el número de niños decidimos adecuar un espacio acá mismo.”

qewar 17

“En el 2010 ya oficializamos el centro inicial. Incluso ahora tenemos maestras quechua-hablantes que enseñan a los niños en quechua y también tenemos un espacio para recibir a los voluntarios y voluntarias.”

qewar 20
Planean a futuro contar con un centro educativo completo

qewar 7

Cuentan con diferentes talleres. Uno donde se confecciona el cuerpo, otro en el que se elabora la ropa, a veces tejida, otras a veces cosida y finalmente se hace la carita y se las viste.

qewar 3

El Proyecto ya tiene quince años, y cuenta con 47 personas trabajando de forma permanente. Pero este, no solo es un proyecto de trabajo y producción, siempre están atentos a su formación profesional  y personal. Les ofrecen cursos, charlas y viajes de intercambio fuera de Perú.

qewar 23

Las mujeres tienen sus propios horarios, les pagan por horas con beneficios y eso les permite a ellas acomodar sus otras actividades de acuerdo a sus necesidades.

Las tierras en las que funciona el proyecto son comunitarias, de esta manera Julio y Luci esperan que perduren sus logros y los de estas mujeres.

qewar 8

Además de las muñecas y también elaboran personajes en feltinj.

qewar 4qewar 9qewar 16qewar 24

¡Qué ganas de quedarse un poco más!

Hasta casi termino de tejer un sombrerito… pero usted que lee esta historia, no se quede con las ganas, visite Qewar,  y seguro será transformado por la generosidad y amor que hay en este proyecto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s