Hay que hidratar nuestras raíces…

Por Sofía Gordón
Lugar: Vilcabamba – Ecuador

Fecha: 27 de marzo de 2017
Como cicloviajera las historias de amor de viajeros me encantan y emocionan pero ésta, además, es una historia de perseverancia y paciencia, igual que el viaje en bici.

Débora (nuestra protagonista) conoció a Sebas su compañero cuando él estaba viajando en bicicleta desde Quito. Se encontraron en Brasil y siguieron pedaleando juntos por cinco años en Latinoamérica y África, por Cabo Verde país natal de Debie. Ahora viven en Vilcabamba- Ecuador con sus dos pequeños Kaoni y Kainá en donde elaboran productos alimenticios.

Durante el viaje ellos descubrieron que la granola es un gran alimento y por ello decidieron iniciar este emprendimiento.

“Casi todo lo que comercializamos se ha dado a conocer por el boca a boca…”

IMG-20170602-WA0002

Debie nos cuenta:

“Empezamos a vender en las tiendas, a la gente le gustó y entonces vendimos dos sacos por semana. Todo el tiempo estamos aprendiendo e innovando con mucha constancia y paciencia, porque a veces hay muchas trabas en los registros sanitarios e impuestos. No es fácil, debemos ir a la ciudad a hacer los trámites y si falta un papel nos toca regresar. Por eso los pequeños productores están desistiendo.”

Débora y Sebas nos recibieron en su casa y un día nos propusieron conocer al taita Mandango una montaña cuya cima tiene la forma de una cara…

Caminas por la nariz,” nos dijo…

IMG-20170402-WA0001

Efectivamente decidimos subir a esa hermosa nariz y nos sorprendimos cuando Debie quiso acompañarnos con sus dos pequeños. Para todas fue impresionante como, con su guagua de un año en la espalda y con el otro de cuatro años de la mano, llevó a cabo seis horas de caminata y pasos que requerían escalar y trepar. Era solo una muestra física del carácter y la entereza que tiene esta maravillosa mujer.

IMG-20170602-WA0008

Cuando le preguntamos cómo inició la idea de fabricar granola ella nos contó:

“Cómo viajeros hemos conocido lo moderno y lo antiguo, por eso buscamos transformar la alimentación recuperando las prácticas de alimentación de nuestros ancestros. Tenemos que saber desde donde venimos para saber a dónde vamos, sino estamos perdidos.

Hay que hidratar nuestras raíces, hay que reconocer nuestra identidad…

“La granola es nuestro primer hijo y ya está caminando sola, como Kaoni al subir la montaña. También elaboramos frutas deshidratadas, con frutas de las huertas de acá. En el Ecuador siempre hay frutas frescas y variadas. En algunos lugares y ferias truequeamos, intercambiamos nuestros productos por los alimentos que necesitamos. Todavía esta actividad no es rentable así completamos con la artesanía.” Nos cuenta Debie.

IMG_20170327_203215039

Además de la granola y las frutas, ofrecen el tabaco chamilco con flores de la región, y hierbas medicinales para hacer infusiones de acuerdo al estado de ánimoy necesidad: armonia, amor, alegría.

Trabajo con señoras, que son cabeza de familia y tienen varios hijos. También trabajamos con jóvenes porque queremos que el pueblo no se quede sin gente. Los jóvenes generalmente se van para la ciudad. Por eso también ofrecemos trabajo a esos hombres. Los hombres y mujeres tenemos energías complementarias.”

Sebas su compañero en otra ocasión nos dijo:

A veces nos olvidamos que todos tenemos una parte de hombre y de mujer.

Qué lindo fue conocer a esta familia que nos recibió y alimentó durante nuestro paso por Vilcabamba.

Gracias por todo¡ Debie y Sebas, Kaoni y Kainá

¡Gracias por hidratar nuestras raíces viajeras!

Quieres conocer más sobre su trabajo visita Contacto Terra raíz

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s