Inspiración: Si algo comienza a darte miedo

Fecha: Abril 24, 2017

Lugar: Quito, 2800msnm.

Escrito por Daniela

Su anfitrión en Quito, Fernando, me dio la primicia: 60 años, abuela, viajando sola en bici, de Alaska a Ushuaia.


No sabía todavía su nombre, en mi mundo de seres mágicos la llamé la abuela loca.

En el mundo real se llama Brigitte.

Cuando nos conocimos no pudimos parar de hablar y de mirarnos a los ojos.

Es francesa y su vida la repartió entre la apicultura, la educación, compartir con sus hijas en bicicleta y como su esposo no pedaleaba, compartían sus veranos sobre un velero.

Tiene un nieto, y esa es una de las razones para hacer el viaje en partes. Hizo Alaska – México y volvió a Francia en las vacaciones, para compartir con él. Ahora comenzó el tramo Quito – “alguna parte de Bolivia”.

Los regalos que me dejó Brigitte:

El espacio, los sueños y el pan.


Brigitte no solo pedalea, también escala. Aunque vive muy cerca de las montañas, aprendió apenas hace diez años.

Se me hacía difícil entender por qué había querido escalar a sus cincuenta. Veo a gente de cincuenta años a mi alrededor y siento que piensan que saben todo o que ya pasó la época de escuela para aprender.

Me confesó que hace diez años comenzó a sentir un poco de miedo. Miedo a las gradas, a las alturas, a subir o bajar. Pero le da más miedo que con el paso de los años, sus espacios (que de joven eran el Mediterráneo, las montañas, las trochas lejanas en bici) se vean reducidos a una habitación y un baño, a un solo andar.

Así que decidió preparar las armas para enfrentar esos temores. Tomó clases de escalada en roca y ahora puede dar cualquier paso. Si no hace falta arnés, se siente mucho más capaz.

Decidió pedalear Alaska – Ushuaia por tener dos puntos mentales que unir. Enviudó hace 4 años y a pesar de que su esposo era un excelente compañero, ahora es el momento perfecto en su vida para cumplir el sueño de pedalear Sudamérica.

El regalo final, nuestro almuerzo. Después de pedalear unos kilómetros juntas, comimos pan con pan de dulce. Poco equilibrado pero perfecto para una francesa y una ecuatoriana panera cómo yo.

Si la ven por el sur, no se pierdan la oportunidad de darle un lugar para descansar o comer pan con ella. Su Facebook es: Brigitte Fournier

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s